Certificados y huella

Certificación ISO 9001:2015

Nuestros colegas en China obtuvieron la certificación ISO 9001:2015 en el año 2019. Esta certificación ISO se basa en el control de calidad dentro de una empresa. Como es lógico, queremos seguir cumpliendo dichos requisitos, por lo que llevamos a cabo las siguientes acciones:

  • Mantener los procesos de producción al día.
  • Mantener actualizado el sistema de gestión de la calidad.
  • Formación de directivos en gestión de la calidad.
  • Control de calidad del producto antes, durante y después de la producción.
  • Control mensual de equipos y máquinas.
  • Cuidado diario de los residuos y su reducción, separación y devolución.

 

Esto garantiza:

  • Trabajadores felices en China y en Ede.
  • Mejora de la comunicación interna y de los informes.
  • Un entorno de trabajo seguro y saludable.
  • Un aumento del nivel de productos y servicios.
  • Planificación y entrega de la producción de manera fiable y precisa.
  • Estándar de calidad continuado mediante evaluaciones periódicas.
  • Y, por tanto, productos de alta calidad.

Certificación ISO 14001:2015

Además, nuestros colegas de China han obtenido el certificado ISO 14001:2015 a principios del año 2022. Esto significa que cumplen los requisitos internacionales de un sistema de gestión medioambiental. La política medioambiental desarrollada especialmente para la fábrica de China se aplica correctamente. En resumen: ¡atención a las personas y al medio ambiente!

Certificación de compensación de CO2

Compensamos nuestro consumo de CO2 plantando bosques de bambú. Gracias al cultivo de este bambú, se absorbe CO2. En colaboración con Bamboo Village Uganda, se han plantado un total de 584 m² de bosque de bambú en Uganda en 2020. Posteriormente, los empresarios locales aprovecharán este bambú para construir casas, entre otras cosas

La elección por el bambú

Optar por el bambú es positivo para sus plantas y para el medio ambiente. Debido a que crece muy rápidamente ¡de 5 a 91 cm al día!, al bambú también se le llama el pulmón verde de China. Gracias a que el bambú es un cultivo de rápido crecimiento, podemos recolectarlo al cabo de 3 a 6 años, lo que es mejor que la madera, que tarda al menos 20 años en madurar. La superficie total de bosques de bambú en China no ha hecho más que aumentar en los últimos cinco años, por lo tanto, la «deforestación», como ocurre con la madera, no es un problema en este caso.

Cuando no es posible sostener las plantas con bambú, utilizamos otros materiales, no obstante, seguimos siendo críticos y procuramos utilizar la mayor cantidad de bambú posible.

Métodos de producción

Con nuestros métodos de producción queremos proteger el medio ambiente en la medida de lo posible. Por ejemplo, en la elección de la pintura, hemos desarrollado una máquina para aplicar pintura de manera ecológica a los tutores de las plantas. Se trata de una pintura a base de agua y provista de un agente antifúngico. De este modo, podemos pintar el bambú partido en cualquier color. Además, recientemente hemos puesto en marcha dos máquinas de embalaje, las cuales producen un 57 % menos de residuos de plástico que antes.